6 tips para limpiar tu sofá

6 tips para limpiar tu sofá

 (92)    (2)

  Cuidados del mueble

6 Trucos para limpiar tu sofá

A continuación te presentamos varios trucos para limpiar tu sofá de tela y así poder mantener tu sofá o chaise longue en buen estado durante más tiempo.


El sofá es, tras el colchón, el mueble más usado en la mayoría de hogares españoles, siendo uno de los muebles preferidos por todos, ya sean estos adultos, niños o mascotas. Esto conlleva la necesidad de mantenerlo en buenas condiciones de limpieza, ya que al ser un mueble de mucho uso es más fácil que presente manchas o que acumule suciedad entre los cojines. Afortunadamente hay trucos fáciles de llevar a cabo para mantener nuestro sofá en condiciones de uso óptimas.

En primer lugar deberemos tener en cuenta el material del que está fabricado nuestro sofá, ya que son muchos y muy variados los materiales que se pueden usar en la fabricación de un sofá, aunque predominan los tejidos específicos de tapicería. Lo más habitual es que estas telas estén confeccionadas a base de lino, algodón o poliéster, siendo en la actualidad relativamente fácil encontrar telas con tratamientos anti manchas que pueden resultar muy útiles. Como paso preliminar a la limpieza de nuestro sofá es muy recomendable conocer al detalle los materiales que lo forman, y muy específicamente el tipo de tela del que está tapizado, lo que nos indicará qué productos o trucos podemos utilizar sin riesgo. Para dejarlo impoluto de nuevo.

Antes de proceder a la aplicación de cualquiera de los trucos que detallamos a continuación deberemos tener la precaución de hacer una pequeña prueba en una parte del sofá que no sea visible, ya que debido a la gran cantidad de tejidos y telas existentes, los hay que reaccionan de forma distinta ante los mismos trucos.  De esta forma, tras probar el truco seleccionado y comprobar su efectividad podremos utilizarlo en las partes visibles de nuestro mueble. Dicha precaución se debe llevar a cabo siempre que apliquemos productos de limpieza, sean comerciales o caseros, con el fin de minimizar los riesgos.

Truco 1

Cada día menos gente se acuerda de que la sal es un eficaz blanqueador natural, indicado para tratar las manchas de grasa.

Para utilizarla correctamente aprovecharemos el zumo recién exprimido de tres limones y le añadiremos sal hasta que quede bien disuelta.

Con la ayuda de un paño limpio aplicaremos el líquido elaborado sobre la mancha y lo dejaremos actuar hasta conseguir eliminar las manchas y el resto de suciedad. Luego retiraremos los restos de líquido con abundante agua y dejaremos que el sofá se seque bien antes de volver a sentarnos en él.

Truco 2

Un recurso ampliamente usado por nuestros abuelos, barato y eficaz, siempre que se use con precaución, consiste en la aplicación de amoniaco. Antes de su aplicación deberemos asegurarnos una buena ventilación de la habitación y proteger nuestras manos con guantes.

Su uso está recomendado para la limpieza de sofás muy sucios, ya que el amoniaco posee  propiedades desinfectantes que nos serán de gran ayuda en nuestra lucha contra las manchas resistentes. Para utilizar el amoniaco con seguridad sigue las siguientes recomendaciones:

El primer paso consiste en pasar el aspirador por toda la superficie del sofá, de esta manera eliminaremos los restos de suciedad que no esté pegada y eliminaremos el polvo que haya podido acumular el sofá.

Tomaremos un recipiente grande o un cubo en el que pondremos abundante agua tibia y acto seguido le añadiremos un chorro de amoniaco.

Utilizaremos guantes para evitar el contacto directo con el amoniaco, tomaremos una esponja o un cepillo suave (dependiendo del tipo de tela del sofá y de su resistencia), y lo empaparemos en la el agua con amoniaco, procediendo a continuación a limpiar el sofá por zonas hasta cubrir su totalidad mediante movimientos circulares realizados con suavidad.

Luego cogeremos otro recipiente con agua templada, esta vez sin amoniaco, y volveremos a empapar la esponja en él, luego la escurriremos y retiraremos los restos de la solución aplicada anteriormente en toda la superficie del sofá. Para finalizar mantendremos la habitación ventilada para facilitar el secado del sofá y eliminar los restos del olor del amoniaco.

Truco 3

Otros productos de uso común para limpiar tapicerías son el vinagre y el bicarbonato. Para su aplicación de forma adecuada sigue los siguientes consejos:

Vierte un litro de agua tibia en un recipiente y añádele a continuación un vaso de vinagre junto con una cucharadita de postre de bicarbonato.

Una vez esté disuelta la mezcla, toma un paño limpio y empápalo con el líquido para aplicarlo a continuación sobre la superficie del sofá, siempre con movimientos suaves y circulares para no alterar la tela.

Asegúrate de tratar todo el sofá por igual, hay gente que tras limpiar sólo una parte del sofá piensa que se ha desteñido, cuando la realidad es que el resto permanece sucio.

Deberemos tener la precaución de no aplicar directamente vinagre en el sofá ya que no eliminaríamos ninguna mancha y sólo dejaríamos un fuerte olor a vinagre.  

Truco 4

Es probable que en tu tienda de muebles te hayan hecho alguna prueba anti manchas con agua oxigenada, y es que es uno de los mejores aliados contra las manchas de sangre o sudor en la mayoría de tejidos, pero debes tener en cuenta que su eficacia no está exenta de riesgos, por lo que debes seguir nuestros consejos para no dañar accidentalmente la tapicería de tu sofá.

En primer lugar deberás rebajar el agua oxigenada con agua, luego, con un paño limpio, aplicas la mezcla por todo el sofá, haciendo mayor hincapié en las zonas más sucias; siempre con movimientos circulares y suaves. Deja que la mezcla aplicada actúe varios minutos y luego retírala con un paño humedecido con agua. Finalmente deja secar el sofá para comprobar los resultados.

Truco 5

Otro producto efectivo con la suciedad y las manchas de tapicería es el percarbonato de sodio, un derivado del carbono, que limpia, blanquea y elimina manchas de forma natural, ideal para la limpieza de sofás blancos o de tonos claros. Este producto se puede encontrar en droguerías, supermercados y también en internet, y su presentación es en forma de un polvo blanco que recuerda al bicarbonato.

Deberás verter un litro de agua templada en un recipiente y añadirle un par de cucharadas soperas de percarbonato de sodio. Una vez hecha la disolución, se coge un paño limpio y se humedece con la mezcla, aplicándola sobre la tapicería del sofá y, sobre todo, sobre las manchas detectadas. Luego deberás esperar unos 10 minutos a que actúe el percarbonato de sodio. Una vez transcurrido este tiempo utiliza un cepillo suave para eliminar los restos, aclara con mucha agua y deja que el sofá se seque para comprobar el resultado de la limpieza.

Truco 6

No debemos olvidarnos de la limpieza en seco, aplicable en caso de que nuestro sofá permanezca en un lugar con mucha humedad o de difícil secado.

Como paso preliminar aspiraremos a conciencia todo el sofá para quitar la suciedad más gruesa. Luego se aplica algún producto de espuma específico, sin agua. A continuación, con un cepillo suave y como en los casos anteriores, con movimientos circulares, se procede a eliminar los restos de espuma.

Si tienes manchas de café puedes visitar también este blog: Cómo mantener limpio tu sofá

Aprovecha estos consejos para alargar la vida de tu sofá; y recuerda, antes de utilizar cualquiera de los procedimientos que te hemos explicado asegúrate de hacer una prueba en un lugar no visible para asegurarte de su eficacia y de que tus tejidos no pierden color.

Si al final no consigues restablecer la estética de tu sofá o simplemente prefieres cambiarlo por otro modelo, recuerda que en VETAMUEBLES podrás encontrar el sofá o chaise longue de tus sueños.

Xisco Bonilla© 2021

 (92)    (2)