Elegir los muebles de salón en 5 pasos

Elegir los muebles de salón en 5 pasos

 (80)    (4)

  Tendencias

Cómo elegir los muebles de tu salón en 5 pasos

Mobiliario de salón

Es esencial elegir los muebles de tu salón en función de tu estilo de vida, así como de la decoración de tu hogar, todo ello sin olvidarte de otro factor fundamental, tu presupuesto. Los muebles deben ser ante todo prácticos, ya que serán una parte fundamental de la casa, estéticos para que nos ayuden a crear el ambiente que deseamos, y por supuesto que encajen en tus gustos y tu estilo para que te sea más sencillo conseguir esa sensación de hogar acogedor. A continuación te señalo 5 pasos fundamentales que pueden ayudarte a definir el estilo de muebles que buscas para tu salón:

 

Paso 1, la ubicación.

Parece obvio, pero es un error muy frecuente. Antes de decidirnos por un mueble de salón debemos estar seguros del lugar o lugares en los que lo colocaremos.

Ya seamos de los que colocan el mueble frente a una pared y no lo movemos o de los que cada cierto tiempo cambiamos la distribución de la estancia, deberemos asegurarnos de que las medidas del mueble sean las adecuadas a nuestro espacio y no nos condicionen en un futuro. Deberemos asegurarnos de que la distribución de nuestro salón, una vez esté instalado el mueble, sea la correcta, con espacio para podernos mover entre nuestros muebles, sofás, mesa de comedor, mesa de centro, etc.

Paso 2, los materiales.

Aunque nunca hayamos caído en ello, los materiales de nuestro mobiliario son fundamentales para definir nuestro estilo. Podemos encontrar mobiliario de madera maciza, tablero de partículas, DM lacado, metales, cristales y un sinfín de materias primas diferentes, cada una con sus características propias de estética, uso y limpieza.

 

Material del mobiliario del salón

Tanto en lo que respecta al precio como a la estética, la elección del mobiliario del salón es una acción meditada, y hay que prestar atención a cada detalle. Lo primero que se escoge son los materiales, que determinan la calidad del mueble, pero también condicionan su mantenimiento diario.

 

La madera maciza ofrece muchas posibilidades. Podemos encontrar muebles de madera maciza de maderas cotidianas, como el abeto, el pino, el mindi o la teca, y maderas nobles como por ejemplo el roble, cerezo o el ébano. Sea cual sea la madera de nuestra elección, su principal característica es su dureza frente a otros materiales y su característica de ser un mueble único, ya que el veteado no se repetirá en ningún otro mueble. En función de la madera elegida obtendremos diferentes beneficios como duración y dureza. Por lo general las maderas nobles son las que presentan una mayor dureza (y un mayor precio) y una mayor resistencia contra las plagas como la carcoma; por contrapartida los veteados de las maderas nobles suelen ser más característicos y agradecidos con el mantenimiento, que suele efectuarse con ceras, aceites u otros productos específicos.

El tablero de partículas es sin duda el mayor protagonista del mobiliario moderno actual, en primer lugar por una muy buena relación calidad-precio, y en segundo lugar por una duración satisfactoria. Como contrapartida hay que mencionar que es un material menos resistente ya que su revestimiento e más delgado. Aun así,  representan el 80% del mobiliario vendido en España, auspiciado entre otros factores por su reducido precio, su facilidad de limpieza (basta con un paño húmedo.

El DM o DMF puede ser laminado o lacado, su nombre proviene del inglés: Medium-density fibreboard (MDF), o  Tablero de Fibra de Densidad Media o DM. Los tableros de DM presentan una fina textura, y su  estructura resulta homogénea y uniforme, todo ello permite a estos tableros, que sus  dos caras, e incluso los cantos tengan un acabado perfecto.

Se puede fresar y tallar incluso los cantos. Se puede trabajar prácticamente igual que la madera maciza, pero al contrario que ésta, su estabilidad dimensional es óptima ya que apenas se dilata ni se contrae con las diferencias de temperatura habituales.

Se fabrica prensando en seco elementos fibrosos básicos de la madera, utilizando como aglutinante un adhesivo de resina sintética. Resulta ser una base excelente para las chapas de madera, es perfecto para lacar o pintar, por su reducido poro, y también se puede barnizar, se encola con cola blanca fácilmente y no da problemas. Su único inconveniente puede ser el peso, que es muy elevado. Además son la base óptima para los lacados.

Su comportamiento como tapas de mesa y otras tapas de gran tamaño es muy bueno, también se utiliza frecuentemente en las estructuras de cajones. Sin embargo su punto débil es la humedad, por lo que no es apto para exterior ni condiciones húmedas.

A nivel de mantenimiento hay que tener presente que se raya con facilidad y que sobre la superficie lacada el polvo y las huellas se notan enseguida.

 

El Cristal transparente, que por lo general suele ser cristal templado, es un elemento muy ligero en la decoración. Su mantenimiento es sencillo con el uso de limpiacristales, y su punto débil es su fragilidad, lo que implica tratarlo con mayor esmero.

 

El metal también es utilizado en el mobiliario aunque su excesivo peso lo suele relegar a detalles secundarios. Entre sus ventajas están su alta resistencia y su escaso mantenimiento.

 

Paso 3, su funcionalidad

Es imprescindible, a la hora de escoger nuestros muebles de salón, conocer qué uso les queremos dar: ¿Buscamos espacio de almacenaje? ¿Preferimos líneas depuradas y ligeras? Son algunas de las preguntas a las que debemos responder, ya que en función del uso que queramos del mueble se presentarán ante nosotros diferentes posibilidades y  estilos.

Un mueble ligero, de líneas estilizadas, generalmente tiene poco espacio de almacenaje, mientras que un mueble suspendido en la pared y de líneas horizontales nos dará una mayor sensación de amplitud. En la web de VETAMUEBLES encontrarás la funcionalidad que necesitas.

 

Paso 4, el estilo

Quizá uno de los puntos más importantes sea la elección del estilo de nuestros muebles, ya que de ello dependerá en gran medida el aspecto final de nuestro salón y de nuestro hogar. Para ello debemos olvidarnos de los estereotipos como por ejemplo el de casa de campo igual a muebles rústicos, en las revistas de decoración encontraremos innumerables ejemplos de casas que dan una impresión por fuera y el interior es sorprendentemente distinto y acogedor.

Los muebles de salón deberán adaptarse al estilo de tu casa para que no parezca que están desparejados. Así pues, en función de tus gustos y del resto de mobiliario de la sala, escoge y elige entre estos diferentes estilos:

Tradicional: para conseguir un espacio acogedor y conservador, suelen presentar muebles de maderas o melaninas oscuras, con acabados lisos y generalmente pulidos. Cuentan con gran capacidad de almacenaje.

Rústico: suele ser un mueble voluminoso de madera oscura, el pino, el abeto, el roble, el mindi o la teca suelen ser las maderas habituales. Generan un aire más exótico e informal.

Nórdico o escandinavo: Suelen ser maderas o laminados de colores muy claros, blanco y beige para generar ambientes acogedores.

Industrial: Utiliza mobiliario de metal y cristal para recrear la estética de un «loft», con espacios amplios y diáfanos de aspecto informal.

Moderno: Los colores sobrios y las líneas depuradas son sus principales características. Generalmente son muebles de tablero de partículas o DM, que aportan claridad y elegancia al entorno. Dentro de este estilo, los muebles con líneas más depuradas, en los que “menos es más” nos pueden conducir a crear un espacio “minimalista”.

 

Paso 5, los detalles

Ya sea un estilo moderno, minimalista, tradicional, rústico o nórdico, deberemos buscar una sincronicidad entre los diferentes elementos que constituyen nuestro espacio, el tipo de paredes y su pintura y color, la carpintería de la casa, el suelo, el techo, las cortinas, sofás lámparas y otros elementos indispensables, así como los elementos decorativos, pues todo ello es lo que, junto con nuestro mueble de comedor, darán como resultado un salón acogedor y elegante.

Recuerda que para que tu salón quede genial puedes ayudarte de otros elementos decorativos como cojines, cuadros y lámparas. Recuerda situar puntos de luz en lugares estratégicos del salón para crear ese ambiente especial. Juega con el color de la decoración y dale un toque personal a tu hogar.

 (80)    (4)